26 abr. 2010

Un noche puede durar un siglo, segundos una eternidad


Como detesto la impuntualidad, hoy arreglé con una amiga encontrarnos un rato antes de entrar a cursar para hablar de unas cosas y que ¿Qué hace? Me deja plantada, pero yo soy la estúpida, me hace siempre lo mismo. Una vez me dijo que iba a venir a casa a tomar unos mates (no recuerdo bien la hora) supungamos que a las 3.3 hs de la tarde. Eran las 4 y no venía, las 4.3 y tampoco, las 5... las 6... y ¿Qué pasó? ¡No vino en todo el día! Agarré muy tranquila como soy (ja! que mierda) la llamé y la mandé a cagar y le corté. Después se me pasó pero no cambia más ¬¬, me da toda la bronca. LOCA SI ME DECIS QUE VENIS A TAL HORA VENÍ, SINO NO DIGAS NADA Y LISTO. Encima ese día me habían invitado a hacer otra cosa y yo como una pelotuda dije: "no puedo, arreglé con una amiga, otro día" y la muy hija de pu me deja plantada, encima SIN AVISAR! ayy ayy ayy la quería matar, encima me acuerdo y peor. Pero en fín, ya la conozco y sabe que la quiero tal cual es, aunque a decir verdad, la culpa es mía que le sigo haciendo caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario